Entradas

Recital

Buenas noches, señoras y señores
el punto G del programa anuncia
que me corresponde el turno de leer mi poema
y ¡créanme! llevo toda la vida puliendo sus versos
reescribiéndolo lo he reformado las veces necesarias
para lograr la versión definitiva

La ventana

La ventana no da a la calle
sino al patio y poco la abrimos
porque el patio es frío

Anónimo

Las letras del aviso
eran hormigas

una tras otra
suben por mi espalda.

Sicario

Esta mano
la mano derecha
que acaricia la frente del papel
y con tres dedos toma la pluma
como si fuera un dardo
la que tuvo tan buena puntería
ahora necesita que la guíes a tu alma

Eternidad

Abuelo
por tus ramas
suben los arcángeles
a visitar los trinos

Estación de lluvia

A comienzos de la estación de lluvia
abril vuelve con sus pájaros al sitio de la guerra

Carta

La última semana del mes llega el cartero
de los días de niebla

Lluvia

Cuando las nubes cierran la celosía
para que nadie las moleste la lluvia de octubre
baja a la estancia
a la vanguardia de la tempestad

Vagabundos

Vivir es algo más que preocuparnos por el vaivén
del dólar o las adivinanzas de la Esfinge nada sabes
de Thor o de Medea no tienes apellido ¡pero vives!

NN

Le habían quitado la ropa los pies
faltaban las manos y los ojos

Hoguera

En la plaza ríen y danzan
alrededor del fuego

Regreso

Esta noche
la lluvia desliza
sus dedos fugaces
por tu cuerpo

Tregua

El que aprendió a contar
 viendo a sus muertos

Oscuridad

Salta la rana

Va de piedra en piedra
sobre los muertos

Borunka

Borunka
mujer inicial

calmas la tempestad de mi cuchillo

Sobremesa

Después de la comida
los abuelos conversan de la guerra
y los pequeños juegan con rifles de cartón
en el patio del albergue